DestacadasPolideportivo

Víctor Rodríguez elige Almería y renueva su compromiso con Unicaja Costa para la próxima temporada

El receptor busca redimirse de la temporada pasada y contribuir al éxito del equipo en la próxima temporada.

Víctor Rodríguez se queda, y ese es un mensaje rotundo a la afición ahorradora incluso tres meses antes de que comience la pretemporada. Después hablará sobre la pista, pero ya, con su gesto, ha dejado muy claro que ‘esto no podía quedar así’ y que este proyecto de Charly Carreño va a cumplir con las expectativas. Siendo un jugador top europeo como es, podría fichar en cualquier parte del mundo, pero, sin embargo, elige Almería de nuevo. Si de elección se habla, este receptor de dos metros y un centímetro, nacido en Palencia, es ‘El Elegido’ por el voleibol para predicar todo lo que este deporte supone.

Así lo ve el propio Charly Carreño: “Víctor es la viva imagen de cuando el talento físico y la habilidad para la práctica de un deporte en específico se personifican en un individuo”. No se puede decir más claro, pero va a más el técnico almeriense: “Si tenemos en cuenta su edad, su experiencia y su madurez deportiva, nos da el saldo de un receptor nacional de primer nivel”. Pieza clave de su proyecto de regreso al club, “lo que esperamos de él es capacidad para mantener su máximo nivel durante períodos largos, y así se convertirá en el ‘scorer’ que cualquier equipo necesita: un auténtico caza de combate, Eurofighter”.

Las más altas miras son compartidas entre técnico y jugador, ya que Víctor Rodríguez lo verbaliza también sin tapujos: “Tengo mucha confianza en él y en el proyecto del próximo año”. Sobre Charly, “he coincidido muy poco con él, tan solo una semana en el período de selección, pero tengo muy buenas referencias suyas y todo el mundo habla muy bien de su forma de entrenar y de hacer equipo con los jugadores”. Es ya un motivo suficiente para firmar, pero está el mal sabor de boca que el curso pasado le dejó: “Muchas ganas de quitarme la espina del año pasado”. No olvida, no abandona, no lo dejará así.

Sus excelentes condiciones para el vóley las tiene también en la cabeza: “Sabemos que el deporte es así y estas situaciones pueden pasar; muchas veces no se pueden controlar y te dejan con malas sensaciones, pero no tengo duda de que el próximo año será mucho mejor, porque de estas situaciones siempre se pueden aprender cosas”. Insiste en ello al afirmar que “fue una temporada para aprender y para no para olvidar; si aprendes de los pequeños errores que fuimos teniendo a lo largo del año, en próximas situaciones que se puedan asemejar, podrás anticiparte y arreglar los problemas”.

De modo encadenado, pasa a los objetivos: “Los colectivos de una temporada yo siempre los tengo claros, y pasan por llegar a las finales e intentar ganarlas, y además esos son también los objetivos también del club, pero por supuesto está conseguir hacer un buen equipo, y lo remarco, porque creo que esa es la clave para poder conseguir esos objetivos principales de llegar a  las finales”. Juventud, con muchos títulos que ganar por delante, y experiencia, con muchos ya ganados, para aseverar que “una vez se forme ese equipo, y tanto jugadores como cuerpo técnico remen en la misma dirección, con los mismos objetivos, será todo más fácil y podremos disfrutar todos mucho más”.

Respecto a sus objetivos personales “siempre son intentar dar el máximo para ayudar en todo lo posible y seguir creciendo como jugador”, porque la humildad nunca le falla: “Creo que todavía puedo dar mucho más”. Seguirá su crecimiento en Unicaja Costa de Almería, “uno de los mejores equipos de España, ahora y siempre, por lo que jugar en este club y poder defender sus colores es un orgullo”. La espinita y ‘el debe’ de su primer año: “Creo que este club merece estar arriba peleando por los títulos y quiero intentar dejar mi granito de arena en su historia”. Sin más, “renuevo con mucha ilusión de hacer grandes cosas”.

El receptor internacional se muestra deseoso de comenzar junto a una plantilla que sabe que será de garantías: “Unicaja Costa de Almería es un club que siempre está peleando por los títulos, por lo que la plantilla siempre va acorde con ello y contaremos con grandes jugadores, como ya conocéis con Paco y Jorge y todos los refuerzos que vengan”. Es un mantra para el palentino y lo repite hacia la afición: “Confío mucho en el nuevo proyecto que se está haciendo para la próxima temporada”. A ella le dice “que a pesar de que esta última temporada no haya sido lo esperado, que no pierda sus ganas de animar y apoyar”.

Es “parte fundamental para nosotros y necesitamos que sigan apoyándonos y disfrutando con nosotros en todos los partidos”, asevera, en una ciudad que le ha cautivado: “Desde el ‘minuto 1’ que llegué me he sentido muy cómodo y feliz, tanto con el equipo como en la ciudad, y ello me ayudó mucho a tomar la decisión de renovar otro año en Almería”. A eso añade un “sinceramente me gusta todo de la ciudad, es increíble, de clima magnífico durante todo el año; Almería es calidad de vida”. Desde este rincón, a por una Superliga como están siendo las anteriores, “muy igualadas, de muy alto nivel, y no espero menos”.

Es la manera en la que Víctor Rodríguez está cómodo, en medio de un pode a poder que va a volver a repetirse: “Los equipos cada vez se están reforzando mejor y cada vez más clubes luchan por estar en los puestos de arriba, y eso le da mucha emoción a la liga y también un alto nivel de competición”. Con dos ligas, dos copas y cinco supercopas en su palmarés individual, todos ellos trofeos conquistados con Teruel, atesora también una tercera plaza en la Ligue B de Francia, siendo el ‘martillo’ de Grand Nancy. Hizo una ‘feliz transición’ de central a receptor y con los RedLynxes ha sido de plata dos veces seguidas en los Juegos del Mediterráneo. Ese capítulo de entorchados buscará tinta verde.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Verificado por MonsterInsights