DestacadasRadioblogRadioBlog: Minuto 92

VÍDEO BLOG #Minuto92: Su excelencia Jairo Ruiz

VÍDEO BLOG #Minuto92: Su excelencia Jairo Ruiz, por Víctor J. Hernández Bru.

A sus 35 años, Jairo Ruiz va a volver a disputar unos Juegos Paralímpicos, después de que en los de Río de Janeiro 2016 lograra la medalla de bronce, éxito que no deja de ser un añadido a una carrera llena de metales y de momentos espectaculares fruto de su capacidad de trabajo, sacrificio, esfuerzo y pasión por lo que hace.

Cuando al filo de las dos de la tarde, la línea de whatsapp con mi querido Jairo mandó una alerta de mensaje, creedme si os digo que algo me saltó dentro. No es raro que Jairo y yo nos llamemos o nos mandemos mensajes, pero algo en esa alerta, en ese globo rojo sobre el icono del servicio de mensajería me pareció diferente, de verdad os lo digo.

Jairo confirmaba aquello por lo que él, yo y mucha más gente hemos estado suspirando desde hace muchos meses: la Federación se había puesto en contacto con él para comunicarle oficialmente que formará parte de la delegación española en los Juegos Paralímpicos de París, en septiembre.

Cuando en el año 1997 terminé mi carrera de periodismo, Jairo tenía apenas once años y yo no tenía ni idea de lo que me esperaba, pero pasado el tiempo, 27 años, si hay una cosa que tengo clara es que lo mejor que me han dejado estas casi tres décadas de dedicación profesional a contar cosas, en un porcentaje muy importante cosas del deporte, es la cantidad de gente valiosa a la que he podido conocer y que no habría conocido de no ser por esta profesión.

Recuerdo cuando, hace ya bastantes años, Jairo tocaba a las puertas de la empresa Labordequipo, en la que yo ejercía de responsable de comunicación y márketing. Mis queridos Choni y Juan Franco me consultaron sobre qué me parecía poder echar una mano a un chaval que era muy bueno en lo suyo, pero que necesitaba apoyos económicos para dar un salto en su carrera.

El chaval se llamaba Jairo y ya había conseguido cosas importantes, pero estaba ante la tesitura de dar el gran salto a lo que tenía pinta de poder llegar a ser el profesionalismo. La empresa tampoco podía hacer grandes cosas, pero hizo una apuesta importante y decidió apoyar al chico en sus propósitos.

Hoy, aunque nunca lo hayamos hablado, tanto Choni y Juan como yo sabemos que Jairo habría llegado adonde lo ha hecho, aunque aquella decisión hubiera sido otra. En la mirada y en la cabeza de Jairo, una sensación predominaba y sigue predominando por encima de todas: el hambre. Jairo es un caníbal del trabajo y de la abnegación en pro de un objetivo. Sus resultados, sus títulos, su bronce olímpico no son otra cosa que el líquido que emana de la fuente de su propia pasión.

Ayer le dije a Jairo en la radio que obviamente todos sabemos lo feliz que esa llamada de la Federación ha vuelto a hacer a Jairo, pero que estoy absolutamente convencido de que ayer Jairo no estaba más feliz que yo; como mucho, igual. Jairo, su excelencia Jairo Ruiz, es un hermano, pero sobre todo es una de esas poderosas razones para ser feliz con el triunfo, con el éxito del trabajo. ¡Adelante, hermano!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Verificado por MonsterInsights