DestacadasRadioblogRadioBlog: Minuto 92

VÍDEO BLOG #Minuto92: Hoy toca hablar de unos niños que han conquistado el mundo

VÍDEO BLOG #Minuto92: Hoy toca hablar de unos niños que han conquistado el mundo, por Víctor J. Hernández Bru.

Hoy no toca hablar de fútbol. Hoy esto no va de fichajes ni de derrotas, de clasificaciones ni de comparaciones, no voy a darle bola a ningún goleador ni a ningún gerente metido a celestino. Hoy es momento de algo gordo, de reflexionar sobre deporte a lo grande, con altura de miras. Hoy voy a hablar de dos campeones del mundo.

Los protagonistas de este humilde #VídeoBlog son Juanjo Fernández y Martín Fresneda, dos chavales, jovencitos, almerienses, del Club de Mar Almería, que se acaban de proclamar campeones del mundo de su categoría, sub-18, y su clase, en Snipe, en un Mundial disputado en Miami.

La noticia tiene muchas implicaciones, porque lo primero es, obviamente, la recompensa al trabajo bien hecho por ellos mismos, que sin duda llevará aparejada muchas horas de entrenamiento, muchos sacrificios, muchas cosas sin hacer y muchas ilusiones por fin conseguidas.

Pero hay muchas más implicaciones. Está, por ejemplo, la que afecta a quienes han contribuido a que estos dos campeones del mundo lo sean, empezando por sus familias, que a buen seguro han sacrificado cosas por ellos; los entrenadores que han tenido a lo largo de sus aún cortas vidas; y por supuesto, su club, el Club de Mar Almería.

Y en estas últimas reflexiones es donde quiero poner el foco, porque quienes ya llevamos unos añitos en esto, sabemos que no hace pocos años, otros dos regatistas del mismo club, un tal Juanjo Fernández y un tal Alejandro Fresneda, conquistaban el oro en el Campeonato de Europa, en otra gesta que ha de hacernos, a los almerienses, sentirnos muy orgullosos de ellos.

Ha pasado el tiempo y, ahora, sus padres han tenido la espectacular vivencia de ver cómo estos niños han repetido y aumentado su gesta de hace años, mientras que ellos, los jóvenes, han podido sentirse en la piel de quienes logran repetir la historia que en su día escribieron sus padres.

Sinceramente, la historia me parece digna de un libro o, al menos, de un gran homenaje a aquellos padres que pusieron la primera pica en Flandes y estos niños que han ido, décadas después, a revivir y mejorar la experiencia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Verificado por MonsterInsights