De reboteDestacadas

Radioblog #DeRebote: ‘Curados de espanto’, por José Luis Pascual

Hablábamos la pasada semana en este mismo espacio de que el play off del filial ha sido para El Assy y su séquito todo un marrón a destiempo, una china en el zapato cuando sus mentes estaban ya más en disfrutar de la noche de Aguadulce y en los festivales de música electrónica que en organizar partidos de Tercera.

El caso es que lo que era una sensación lo pude comprobar en primera persona el pasado domingo. Después de muchos años de cabina y zona de prensa, en el partido ante el CD Toledo pude acudir como un aficionado más y percibir la desgana total y absoluta con la que el club ha afrontado el intento de salto de categoría de sus cachorros. Largas colas para acceder por las dos únicas puertas que se habilitaron en preferencia, aficionados a los que se les dejó entrar con mochilas repletas y otros a los que se les retiraron botellas pequeñas de agua, una sola barra para atender a miles de personas, seguidores del Toledo en la zona local con comportamientos provocadores sin que ningún controlador moviese un dedo para evitar una situación que podría haber degenerado en algo más grave… lo de los aficionados que no pudieron acudir al partido porque no pudieron hacerse con una invitación y el club se negó a vender entradas ya lo comentamos días atrás, sencillamente deleznable, no hay por donde cogerlo.

Faltaba la segunda parte y ahí tampoco ha defraudado esta UD Almería sin nadie al volante. Pese a que había muchos valientes dispuestos a comerse kilómetros rumbo a Toledo y a renunciar a otras opciones como disfrutar de la Noche de San Juan, el club rojiblanco solo ha dispuesto de algo más de 300 entradas que se han quedado en 50 una vez que casi todo el papel ha ido a parar a familiares de los jugadores y a la Federación de Peñas de la inefable Mónica Ruiz. Por si acaso, el club ya se había ‘echo el sueco’ sobre la posibilidad de poner autobuses gratuitos para sus seguidores. Por recordar, el Club Deportivo Toledo, club de Tercera, puso hasta 13 después de tocar centenares de puertas de empresas para poder sufragarlos, ya sabéis, gestionar, trabajar, eso que tan mal se les da a algunos por estos lares.

Solo queda desearle suerte a los chicos de Lasarte, porque si este ascenso se consuma será algo única y exclusivamente de ellos, y a la cúpula que lo sigan pasando bien, que el verano pasa rápido y en Almería la vida te sonríe, sobre todo cuando vas invitando.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Verificado por MonsterInsights